Es tiempo de un Abrazo de Hermanos

Pastor Alexander Polanco

La palabra: "abrazo", solo aparece en la biblia 3 veces, las cuales son las tres en el libro de Génesis y las tres se refieren o relacionan a un mismo personaje y ese personaje es: Jacob.

 

Génesis 29:13: Así que oyó Labán las nuevas de Jacob, hijo de su hermana, corrió a recibirlo, y lo abrazó, lo besó, y lo trajo a su casa; y él contó a Labán todas estas cosas.

 

Jacob y Esau, luego de años enemigos y con amenazas hasta de muerte, arreglaron todo con el perdón completo y sin condiciones.

Demos amor y respeto a nuestros seres queridos, así como a nuestros familiares y líderes espirituales.

Recuerda: Dios es amor!

 

El Salmo 133:1

¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía!

 

Es tiempo de armonía!

amémonos de corazón y de obra.

 

Es tiempo de un buen abrazo y para abrazar hay que estar próximo a la persona: hoy abrázate; abraza  especialmente al Señor.

 

 

 Jacob viajó con toda su familia hacia el hermano que lo odiaba a muerte, mas el amor y Dios sacaron todo:

 

Génesis 33:4 : "Pero Esaú corrió a su encuentro y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y lloraron".

 

Génesis 48:10: Y los ojos de Israel estaban tan agravados por la vejez, que no podía ver. Les hizo, pues, acercarse a él, y él les besó y les abrazó.

 

Los tres "Abrazos" de Jacob son los tres, 3 momentos de alegría familiar. Estos momentos son coronados por un momento final en la vida de Jacob donde ya anciano y lleno de años, ya ciego, pero lleno de Dios, lleno de sabiduría y lleno de amor, pidió a su hijo José, que creía muerto, que le acercará a sus nietos, los hijos de Jose para besar los, bendecir los y darles un gran abrazo.

Jacob era un hombre fuerte más supo llorar cuando fue necesario, supo abrazar, supo perdonar y pedir perdón.

 

Dijo Jacob:

 

Génesis 48:10. Y los ojos de Israel estaban tan agravados por la vejez, que no podía ver. Les hizo, pues, acercarse a él, y él les besó y les abrazó. 11. Y dijo Israel a José: No pensaba yo ver tu rostro, y he aquí Dios me ha hecho ver también a tu descendencia.

 

Hoy en día los seres humanos nos hemos vuelto fríos y calculadores, egoístas y poco agradecidos.

 

Jacob era un Hombre amoroso y familiar, lo demostró muy cláramente cuando buscó cómo sanar la relación con su hermano. Hoy nos falta a los creyentes amor y perdón, nos falta ser más humildes y dar más amor a los demás, así como más respeto.

Luego recuerde lo que enseña y dice la biblia:

 

Gálatas 6:10

Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

 

Muchos quieren recibir, pero Jesús enseñó a sus discípulos, que: "Más bienaventurado es dar que recibir".

 

Hechos 20:35

En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.

 

Hoy y siempre, ofrece amor: inicie por su familia de la fe y recuerde perdonar, así como tener misericordia.

Quien más necesita amor es quien menos lo quiere y pide.

 

Dios te bendiga!